viernes, 19 de marzo de 2010

Síntesis de la obra

Mr Handkerchief y Charlote son dos payasos que se conocen en una estación mientras esperan el tren que los llevará a su destino.
Pero este tren se hará esperar más de lo imaginado, y mientras aguardan ansiosos su llegada los sorprenderá el hambre, el sueño, el frío y distintas situaciones, algunas alegres y otras no tanto, que poco a poco darán nacimiento a un vínculo de amistad y amor.
A partir de aquí deberán decidir si seguir cada uno su rumbo o inventar un nuevo camino para andarlo juntos.



Visión artística de la puesta en escena

“Boleto de tren para dos payasos” transcurre en un solo espacio: la estación de trenes, construida simplemente con un banco de estación. Aunque los personajes logran transformar con sus objetos personales este lugar en el mundo de sus fantasías, como el camarín de Charlote, o la pista de circo de Mr. Handkerchief.
La música original y los efectos sonoros serán fundamentales para diferenciar los espacios reales de los lúdicos.
Las distintas técnicas teatrales: clown, títeres, danza, magia, etc. que se utilizarán, harán posible que la historia pueda contarse en un marco que llevará de la realidad a la fantasía tanto a los personajes como al público.

Ficha técnica




Actuación:
Charlotte…………………………………………………Eleonora Gottlieb
Mr. Hankerchief………………………………………..Sergio Lumbardini

Música original: Juan Otero
Intérpretes: Bandoneón: Patricio Bonfiglio / Contrabajo: Cristian Basto / Guitarra: Juan Otero / Violín: Marcela Vigide.
Coreografías: Paola Ayala
Dirección de arte: Eduardo Spíndola
Diseño de luces: Marco Alvarez
Escenografía: Corina Rodríguez
Vestuario: El grupo
Asesor de magia: Mago Merok
Asistencia: Paola ayala
Dramaturgia: Gottlieb y Lumbardini

Duración: 55 minutos

Este espectáculo cuenta con el apoyo de Proteatro

Reel de Boleto de tren

video

Opiniones del público


Boleto de tren para dos payasos
10 DE JULIO DE 2010
SELVA Z - 46 AÑOS
EXCELENTE
Hoy fuimos con mi hija Rocío de 7 años al J.Centeya. El espectáculo es una joyita. Sencillez y austeridad en la puesta en escena y estética, para lograr esa danza- de apenas una hora- que se pasa volando. La música, sin desperdicios y bien nuestra.Los actores ponen todo de si, para llevarnos de la mano con la imaginación a esa mágica estación de tren. Una delicia de espectáculo para disfrutar en familia.